miércoles, 18 de noviembre de 2009

Revolución Mexicana: se repite la historia

Soledad Mejía Peniche Miércoles, 18 de Noviembre de 2009 08:15

Noticias - Especiales

100 años después, México presenta condiciones similares a las que originaron el conflicto.

Revolución Mexicana

Puebla, Puebla.- A sólo un año de cumplirse el primer Centenario de la Revolución Mexicana, los ciclos de la historia revelan detalles que por casualidad o causalidad parecieran repetirse.

Crisis económica

Un ejemplo de ello es la crisis económica que comenzó al inicio del siglo pasado, tal como lo relata el Dr. Jesús Márquez Carrillo, catedrático e investigador de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, quien en su texto "La Revolución Mexicana, orígenes y desarrollo, 1880-1920, señala:
"Mientras en el periodo de 1880-1905 fue notorio un considerable crecimiento económico y se dio una vinculación del país con el mundo exterior (especialmente con el vecino del norte), desde 1905 comenzó a manifestarse una profunda crisis, la cual se profundizó más después de 1907-1908, cuando a raíz de la depresión económica en Estados Unidos, la minería y a los sectores agrícola y textil resultaron muy dañados".
En la época actual, cuando la economía global está padeciendo los estragos de una severa crisis económica originada en Estados Unidos, resulta pertinente analizar el dato que toma en cuenta el Doctor Márquez.

Brecha social
Asimismo Amalia Fisher, socióloga de la Universidad Autónoma de México, señala que en nuestros días, el país presenta una condición similar a la de finales del Porfiriato, cuando la riqueza se concentraba en 200 familias mexicanas.
La socióloga puntualiza que el Banco Mundial (BM) considera que el 85% de las familias en México viven en situación de pobreza.

Al efectuar un análisis de los logros de la Revolución Mexicana, indica que las condiciones actuales reflejan que persisten grandes rezagos en materia de justicia social, lo que lleva a una enorme deuda de los gobiernos posrevolucionarios con diversos sectores de  la población.
Por otro lado, si bien, la de México fue la primera de las revoluciones sociales del siglo XX, "los estudios sobre las demás revoluciones agrarias muestran que su estallido no fue el resultado más obvio de la explotación y el empobrecimiento de los campesinos y los trabajadores rurales, sino más bien fruto de una nueva y amplia toma de conciencia frente a una privación dolorosa, o en palabras de Davies, a la percepción de una brecha intolerable entre lo que la gente quiere y lo que obtiene", comenta el catedrático de la BUAP en su obra.

Hartazgo del pueblo
El mensaje del académico se puede traducir en un hartazgo que hizo despertar a los sectores populares, dándose cuenta de las profundas diferencias económicas y sociales que existían en ese momento, donde las clases adineradas concentraban la riqueza cada vez más, mientras que las clases desfavorecidas, parecían literalmente "morirse de hambre". Esa realidad no dista mucho de la actual.
Así mismo, el fenómeno migratorio de México hacia Estados Unidos también estaba presente desde entonces. "Las estadísticas registran cómo entre 1900 y 1910 la migración mexicana a Estados Unidos aumentó de casi 78 mil a más de 250 mil personas, una cifra que sin duda nos muestra una cara del desempleo y las dificultades de los trabajadores mexicanos para procurarse un mejor nivel de vida".
"(…) a este éxodo forzoso habría que sumar la migración interna hacia las grandes ciudades del país y el regreso a su lugar de origen numerosos jornaleros mexicanos que en Estados Unidos trabajaban en los servicios públicos, las minas, las explotaciones forestales, el campo y, por supuesto, tendiendo vías de ferrocarril", relata el autor.
Por otra parte, los incipientes medios de comunicación ya comenzaban desde entonces a influir en la opinión pública. En su texto, el doctor Jesús Márquez indica:
"La primera ventana para el descontento político por la vía institucional apareció en 1908 con motivo de la entrevista que Porfirio Díaz concedió al reportero estadounidense James Creelman, pues en ella, luego de justificar y hacer una crítica a su régimen, manifestó su convicción de que "la democracia es el único principio de gobierno, justo y verdadero, aunque en la práctica es sólo posible para los pueblos ya desarrollados" y que vería con agrado la aparición de un partido opositor; "y si ese partido –dijo- desarrollara poder, no para explotar, sino para dirigir, yo le acogería, le apoyaría y le aconsejaría, y me consagraría a la inauguración feliz de un gobierno completamente democrático".
Los fraudes electorales también se veían desde entonces, como en el caso de los comicios del 26 de junio de 1910, donde pese a que "la intención" de Porfirio Díaz era realizar un acto para que todo el pueblo pudiera elegir a sus representantes, en los hechos "los representantes porfiristas ganaron las casillas por sorpresa o por fraude, suplantaron boletas y suprimieron las adversas, rechazaron las credenciales para votar, y cuando esto les falló -como en un distrito de Zacatecas-, nulificaron la elección misma".
Los ciclos se repiten

Todos estos fenómenos, aunados a otros que el Doctor Márquez y demás estudiosos del tema, señalan en diferentes publicaciones, parecieran ser un antecedente de lo que hoy sucede en el país.
En una época en que el gobierno federal a través de spots televisivos y radiofónicos intenta inculcar en las nuevas generaciones el recuerdo de los héroes revolucionarios con miras al primer centenario de esta lucha; las condiciones sociales, económicas y políticas son similares (aunque con otros elementos producto de la nueva era) a las que existían hace casi 100 años.
Lo cierto es que coincidencia o no, las grandes luchas de este país se han presentado 10 años después de iniciado un nuevo siglo: Independencia de México, 1810; Revolución Mexicana, 1910. Siguiendo esta lógica ¿Será 2010 un año donde se marque el inicio de otra batalla interna?, sólo el tiempo y la historia lo dirán.

Márquez, J. (noviembre, 2008), La Revolución Mexicana. Orígenes y Desarrollo, 1880-1920, Centro de Estudios Universitarios. Facultad de Filosofía y Letras – BUAP

fuente   www.poblanerias.com

0 comentarios: