domingo, 4 de octubre de 2009

Mientras tanto, los habitantes reportan padecimientos gastrointestinales

Josué Huerta Ciudad
Viernes 2 de Octubre, 2009 LA CRONICA

Desde hace cinco años Celia Cruz Cortés, habitante de la delegación Milpa Alta, empezó a hervir el agua de la llave al notar que su familia padecía constantemente infecciones gastrointestinales, ahora el único que se enferma es su esposo, quien tiene la costumbre de beber agua directamente de la llave.
Crónica visitó el perímetro donde se unen las delegaciones Xochimilco, Milpa Alta y Tláhuac, en las cuales de acuerdo con la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) se encuentra el agua de la peor calidad de toda la ciudad de México.La señora Celia Cruz, habitante de avenida del Santuario 40, en el pueblo de San Pedro Atocpan, Milpa Alta, informó que hace cinco años el líquido que le suministraban llegaba con “gusanitos”. Fue cuando decidió hervirla antes de beberla.
Muy cerca de San Pedro Atocpan se encuentrala comunidad de San Gregorio, en la delegación Xochimilco. Justo en la esquina de Juan de la Barrera y México está la tienda de abarrotes, propiedad de Esteban Medina, quien señala que han sido incontables las veces que ha reportado a la delegación que el líquido que les llega de la llave es turbio y huele mal.
Esteban, de aproximadamente 60 años de edad, dice que su desconfianza por el agua es tal que ni él, su esposa y nietos consumen agua de la llave, aunque esté hervida, “sólo de garrafón”, señala.En el estudio “Agua, escasez y sustentabilidad en las megaciudades: ¿Cuánto están dispuestos a pagar los habitantes de la ciudad de México?”, de la autoría de la doctora Gloria Soto Montes de Oca, ya se indica que el 40 por ciento del líquido que se extrae del acuífero local está contaminado de materia fecal.Hay que destacar que en muchas zonas de Milpa Alta y Xochimilco el agua que se consume es extraída de los pozos locales.Incluso la misma investigadora dice: “En algunos casos es difícil conocer el efecto real que tiene la calidad del agua sobre la salud de los habitantes, pero un indicador relevante es el de enfermedades gastrointestinales.
El agua que llega a la casa número 16 de la calle Río Amecameca, pueblo de San Juan Ixtayopan, delegación Tláhuac, ayer fue transparente, pero los nietos pequeños de Imelda Fragoso, propietaria de esta vivienda, se enferman de diarrea constantemente.
-------------------------------------------------------
No al BASURERO en Tláhuac, No al CIRE en Tlaltenco

0 comentarios: