viernes, 11 de septiembre de 2009

LA MÁS IMPORTANTE BATALLA EN DEFENSA DE LA CULTURA, EL MEDIO AMBIENTE Y LA POLÍTICA EN LA CIUDAD DE MÉXICO
La nueva convocatoria de los ejidatarios de San Francisco Tlaltenco, Tláhuac.
En la reunión convocada la tarde del 5 de septiembre, en Coyoacán, por el Frente de Pueblos de Anáhuac, Jóvenes en Resistencia Alternativa y Taller Integral Arquitect@s, representantes de estas organizaciones invitaron a los ciudadanos y organizaciones sociales presentes a conocer la resistencia pacífica que mantienen desde hace casi dos años los ejidatarios de San Francisco Tlaltenco, Tláhuac, frente al megaproyecto de la Línea 12 del Metro . Los asistentes, representantes de unas diez organizaciones sociales y algunos ciudadanos independientes y académicos, comentaron los impactos de la construcción de: la Línea 12 del Metro, el CIRE o centro de incineración de basura y reciclaje, la academia de policía, el reclusorio vertical y otras obras que pueden construirse en Tláhuac debido al nuevo Programa de Delegacional de Desarrollo Urbano. Los convocantes hicieron una amplia presentación al respecto.

En esta reunión advertí que la construcción de la línea 12 del Metro hace muy probable la construcción, no sólo de estas obras sino de muchas otras aun no consideradas en: Tlahuac, Milpalta, Xochimilco, Chalco, Temamatla, Tenango del Aire, Ozumba, Amecameca, Nepantla, Tlayacapan, Yautepec, Oaxtepec, Cuautla, en los próximos años, por lo que debemos considerar a este megaproyecto como LA PRINCIPAL AMENAZA contra la cultura y el medio ambiente en el Sur-Oriente de la Ciudad de México y de la Cuenca del Valle de México. A mayor abundamiento, la construcción de la línea 12 del Metro entraña concretamente EL MAYOR ATENTADO EN LA CIUDAD DE MÉXICO, contra: el agua, la calidad del aire, la mitigación del cambio climático, los pueblos originarios, la vida campesina, las chinampas, las ruinas arqueológicas, el suelo de conservación, el suelo limpio, la movilidad urbana, el uso del suelo, la salud, la alimentación, la agricultura, la urbicultura, la sustentabilidad urbana, la desconcentración urbana, la descentralización política, la autonomía, la seguridad, la justicia, el diálogo ciudadano, la comunicación, la participación ciudadana, la ciencia y la técnica, la sociedad, la economía, la política y la ley. Se trata de un proyecto que amenaza seriamente la convivencia pacífica de los habitantes de la Ciudad de México, por lo que es urgente alertarlos de las consecuencias de esta obra calamitosa.

El mayor problema que debe confrontar esta resistencia social, en mi opinión, es el MITO DEL METRO, una fábula urbanística mundial establecida desde hace muchos años por el viejo socialismo que irónicamente beneficia mucho al capitalismo y a la globalización, ya que perjudica demasiado a los más débiles y a la ecología. Este depredador concepto de transporte del Siglo XIX oculta grandes inconvenientes políticos, económicos, sociales y ambientales que han sido denunciados internacionalmente. En ese mismo día, el editorial de La Jornada defendía los beneficios de esta obra y del Metro, lo que revela la formidable ignorancia sobre este tema en México. Una buena parte de los académicos mexicanos aprueban esta obra, a pesar de que resulta una flagrante violencia contra la cultura y la naturaleza construir una terminal del Metro en un campo de cultivo rodeado de chinampas. El medio académico es responsable de la conservación de este y otros mitos desarrollistas que están dañando mucho a México. Para hacer frente a este gran vacío de conocimientos, en torno a este caduco concepto de transporte, es necesario investigar los efectos que ha tenido la construcción de líneas del Metro hacia la periferia de la ciudad, tanto en la zona rural o de vida silvestre, como en la zona urbana central; es necesario reconstruir la historia urbanística del Metro Cuatro Caminos, Indios Verdes, Pantitlán o Universidad, al igual que la de las zonas centrales de la Ciudad de México; es necesario informar a los ciudadanos que existe una controversia mundial de años, entre los teóricos del transporte urbano que fundamentan sus tesis en los viejos conceptos de la economía neoclásica ( los teóricos en los que se apoyan los empresarios y los gobiernos) y aquellos teóricos que toman en cuenta sus efectos negativos en el medio ambiente y la cultura( aquellos que rechazan estos conceptos de transporte). Una falsa ciencia es utilizada por los técnicos y expertos que apoyan estos megaproyectos, generalmente sazonada de muchos modelos matemáticos.
El debate entre los asistentes de esta reunión fue muy fructífero; algunos de los asistentes habían estudiado previamente el caso con detenimiento; afortunadamente, todos aceptaron solidarizarse con este movimiento y crear grupos de trabajo en su apoyo y realizar diversas acciones muy significativas; resulta muy alentador el nacimiento de este grupo.
ECOMUNIDADES y los representantes de la Red en Defensa de la Ciudad de México reiteraron su apoyo a este movimiento y a esta nueva iniciativa. Se acordó la celebración de una próxima reunión, antes de finalizar septiembre, para convocar a más organizaciones a solidarizarse con esta causa y a realizar acciones de mayor fuerza en los próximos meses, frente al megaproyecto de la Línea 12 del Metro a Tlahuac y el nuevo Programa Delegacional de Desarrollo Urbano y en apoyo de los compañeros de San Francisco Tlaltenco. Esperamos que pronto salga la convocatoria de la próxima reunión, para difundirla.

-- Miguel ValenciaECOMUNIDADES Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México¡DESCRECIMIENTO O BARBARIE!
-------------------------------------------------------
No al BASURERO en Tláhuac, No al CIRE en Tlaltenco

0 comentarios: