martes, 30 de junio de 2009

La última oportunidad para Tláhuac

Rumbo a las elecciones del 5 de julio

Editorial
La última oportunidad para Tláhuac
Por esa perversa manía de la inmensa mayoría de políticos trastornados por el poder es que Tláhuac pasó a ser, desde las últimas dos décadas del siglo pasado, el traspatio de la metrópoli. Sin embargo, tal condición se acentuó con el surgimiento de gobernantes etiquetados por la pseudo izquierda convenenciera del Partido de la Revolución Democrática , porque más codiciosos y hambrientos de riquezas materiales que cuando militaron en el Revolucionario Institucional, donde fue norma que jamás descollaron porque tenían qué supeditarse a designios superiores para mantener el gris rata sobre su piel, a la delegación Tláhuac estos simples jefecillos la vieron como lugar de ínfima categoría, el sitio idóneo para cuajar suculentos negocios que les redituaran millonarias ganancias por concepto de comisiones y prebendas.

En el siglo pasado, la costumbre de gobernantes priístas fue enviar a Tláhuac a cuanto contingente de paracaidistas afeara otros rumbos de la boyante ciudad, como fue el caso de la agrupación 2 de Octubre, donde venía en paquete el que todavía es delegado, Gilberto Ensástiga (y quien a su vez maquinó en Tláhuac la creación del grupúsculo Unión de Colonias Populares, con sede en la Colonia del Mar). Nos los envió Hank González como castigo a que pobladores no le habían dejado arrasar con la zona chinampera para construir en San Pedro un bello campo de golf que iba a ser administrado por japoneses. Después nos endilgaron a los facciosos «panchovilleros». Y ya por último, gracias al petulante y engreído «Carnal» Marcelo fue que a Tláhuac se le endosó el Metro para hacer negocio con los miles de habitantes pero provenientes diariamente de municipios del estado de México.


También gracias a este obtuso sujeto fue que a Tláhuac se le va a cargar la cuenta de un mega tiradero de basura y un penal para reos de alta seguridad.


Todo eso nunca hubiese sido posible si la mayoría de quienes vivimos en Tláhuac no fuésemos tan resignados a nuestra suerte. Porque si bien es cierto que aquí pululan los arrastrados incondicionales que cual gallinas ponedoras están dispuestos a empinarse ante los advenedizos gobernantes con tal de ganarse la chuleta del día, y para justificarse alegan su oriundez con afán de limpiarse la boñiga de sus desventuras, también es cierto que en Tláhuac miles de habitantes viven con dignidad y honradez y repudian la construcción de penales y estercoleros metropolitanos.


Una última oportunidad que tenemos los habitantes de Tláhuac para librarnos de esos vende patrias, vende ejidos y vende conciencias, traseros y demás almas proscritas, y que constituyen la sarta de vividores que esquilman las arcas públicas parapetados en la «Kamarilla» perredista en el poder, es salir a votar el próximo cinco de julio por quienes consideremos son los candidatos menos malos, los menos corruptos, los menos tranzas, los menos rateros que, obvio, no van a estar en el partido del «Carnal» Marcelo y su servil «Gilipollas» (tampoco los busquemos mucho en el PAN ni en el PRI).


Cierto que la mayor parte de los candidatos solamente son meras comparsas de los perredistas en el poder (principalmente en los azules y tricolores), pero aún así hubo quien estableció públicamente su oposición a la construcción del estercolero metropolitano y un penal para escorias de la sociedad. Por esos candidatos son por los que hay qué ir a votar. Aunque sus posibilidades de triunfo sean muy remotas, debido al grado de influencia que estos perredistas tienen en el organismo electoral, aunado a la instrumentación de carruseles, las miles de despensas que tiene guardadas Rubén Escamilla en varias bodegas para pagar el voto el cinco de julio, y la compra de voto a 500 pesos por piocha que estos suelen practicar, la lucha tenemos qué hacerla los ciudadanos que sí queremos a Tláhuac.


Como es sabido, la tendencia generalizada es no votar o anular la boleta electoral con una cruz, pero ese lujo sólo se lo pueden dar ciudadanos de otras delegaciones, los tlahuaquenses no podemos quedarnos impávidos ante la última oportunidad que nos brinda el presente para intentar algo, votar en contra de quienes pretenden enriquecerse a costa de nuestra salud y el deterioro de nuestro medio ambiente, votar en contra de quienes quieren nuestra extinción y el exterminio de todas las áreas verdes de Tláhuac. Votar decididamente en contra de quien es líder de la agrupación facciosa de los «panchosvilla» (el «Grandote» López Villanueva) y pretende erigirse en diputado para expandir su poder y someter a la sociedad tlahuaquense mediante la violenta acción de pandillas depredadoras.


El destino de nuestra delegación está en juego. Si nunca antes como habitantes de esta delegación no hemos hecho nada, es tiempo de que ahora por primera vez hagamos algo por Tláhuac: botemos de aquí a los hambrientos de poder y riqueza. Cuando menos, hagámosles sudar la gota gorda.


Nadie va a hacer por nosotros lo que nosotros no podamos hacer por nuestro destino.


Aun cuando quienes como comunicadores y periodistas independientes agrupados en Contextos Libres no estamos exentos de la furibunda reacción de uno de estos trastocados candidatos perredistas cuando se enquistan en el poder, desde ahora dejamos claro nuestro irrenunciable propósito de continuar exhibiendo públicamente, durante los siguientes tres años, las bajezas, corruptelas y turbiedades de quienes van a continuar el cacicazgo de la «Kamarilla». Nuestro compromiso seguirá siendo siempre con los lectores de criterio independiente.


Pueden conseguir su ejemplar de manera gratuita a partir de este miércoles 1 de julio en:

Oficina de la revista NOSOTROS
Av. Tláhuac, número 36, Colonia Ojo de Agua, San Francisco Tlaltenco, casi frente a la capilla de Mazatepec.

Cafetería El Edén
Centro de Tláhuac, mero enfrente del asta bandera de la explanada delegacional.

Cafetería El Cid
Centro de Tláhuac, a espaldas del edificio delegacional

Purificadora de agua Aqua Svelt
Mar Del Nectar Mz 50, Lt. 7, Colonia Selene Tláhuac

La Cabaña del Pozole Chilango

Mar Del Nectar esquina Estanislao Ramírez, Colonia Selene Tláhuac, muy cerca del Club de los Leones.


Portada Iguana 15 copia.gifiguana 15 CONTRAPORTADA copia.gif

--
La Iguana News
-------------------------------------------------------
No al BASURERO en Tláhuac, No al CIRE en Tlaltenco

0 comentarios: