martes, 7 de abril de 2009

La ocupación violenta de los terrenos ejidales en Tlahuac, realizada en la madrugada del viernes 3 de abril, por cerca de un millar de policías y granaderos del Gobierno del DF, no impidió la realización de la marcha convocada para este sábado 4 de abril por nuestros compañeros, Héctor Mendoza y Juan Tomás Hernández. Según nos informan luchadores de Tlahuac, en la noche del viernes fueron liberados los detenidos por la mañana en Tlahuac, sin cargos y sin fianzas, con la ayuda de abogados zapatistas.

La acción violenta de Marcelo Ebrard en Tlahuac este viernes pasado, consiguió fortalecer la resistencia social a este proyecto, pues unificó a todos aquellos que nos oponemos al proyecto desde muy diversas posiciones: los pueblos de Tlahuac, poco unidos hasta la llegada de los granaderos, hicieron a un lado sus diferencias y apoyaron sin reservas la marcha convocada por Héctor y Juan Tomás. También lo hicimos aquellos que desde fuera de Tlahuac apoyamos la cancelación de los proyectos de Ebrard. Disminuyó el protagonismo y aumentó la colaboración y el compañerismo en la resistencia social. Iniciamos acuerdos de apoyo a la resistencia en Tlahuac.

Cerca de 10 grupos de vecinos de los pueblos de Tlahuac, Milpalta y Xochimilco y unos 7 grupos solidarios temáticos o de vecinos fuera de estas delegaciones y del DF, conformaron un contingente de unas 300 personas que marchamos bajo un sol inclemente, desde el Siquiátrico de Tlahuac hasta el pueblo de Tlahuac, atravesando a nuestro paso los pueblos de Zapotitlán y San Francisco Tlatenco, entre las 10.30 a.m. y la 1.30 p.m. Debe destacarse que se han unido a esta causa no sólo representantes de otros pueblos de Tlahuac, Xochimilco y Milpalta, también, varios grupos vecinales de los Culhuacanes de Coyoacán y de colonias de Iztapalapa que resultarán severamente afectadas por la Línea del Metro que proyecta la expropiación de muchos terrenos y casas en esas demarcaciones, como en los pueblos de Tlahuac, aparte de afectar a importantes sitios arqueológicos. Muchas originales mantas y pancartas se mostraron en la marcha; muy agudas frases, arengas y cantilenas se escucharon, en un ambiente de gran compañerismo y compromiso con esta causa.

En la marcha observamos la caseta de los ejidatarios destruida el viernes pasado, parte del ejido de San Francisco Tlaltenco y el predio agrícola de Terromotitla custodiado por policías y granaderos, invadido por grandes maquinas y campamentos con trabajadores que inician obras sobre parte del ejido y del predio; luego, campos de cultivo labrados por antiguos arados con caballos, chinampas, canales hasta Xochimilco y cientos de ahuejotes; apoyamos a la Sra. Leticia que permanece en su casa en medio de la zona de obras, pues se niega a vender su terreno. Resulta escandaloso que esta terminal del Metro se construya a la mitad de campos de cultivo, en una zona chinampera, en una época de calentamiento global y escasez de alimentos. En el pueblo de Tlahuac se realizó un breve acto para dar por terminada la marcha y fortalecer acuerdos de solidaridad para las próximas semanas.

Un buen numero de reporteros y fotógrafos acompañaron la marcha y obtuvieron buenas fotos en los puentes peatonales y en la cercanía de los contingentes de policías montados y granaderos. Empiezan a entender la monstruosidad que encierran los proyectos de Marcelo Ebrard, largamente acariciados desde los años de Salinas de Gortari y Camacho Solís. El decreto de expropiación de la sierra Santa Catarina, por parte de Salinas de Gortari, tomaba en cuenta los actuales proyectos. Grandes terrenos en la zona deben haber sido comprados por políticos para especular con el aumento en los precios inmobiliarios que se inicia en estos momentos en toda la zona campesina de la sierra Chichinautzin y la sierra Nevada, debido al inicio de las obras en Tlahuac.

Participaron con mucha preparación y compromiso, la banda jóvenes en resistencia alternativa, con cerca de diez personas con pancartas y tambores, en la que Mina Navarro hace muy amable enlace con nuestra Red en Defensa de la Ciudad de México; al menos tres grupos ambientalistas: uno de la UAM- Iztapalapa, con una sobresaliente manta; un representante de Respira Ambiente de la Ibero y ECOMUNIDADES, con la manta ALTO A LA DESTRUCCIÓN DE LA NATURALEZA. Saludamos a compañeros de otras organizaciones sociales.

Esta marcha fue percibida como muy simbólica por algunos de los participantes y también como muy ilustrativa de lo que se puede perder con estas obras en el Valle de México, tanto culturalmente como ambientalmente ; muy reveladora de la calamidad que significan las obras que se hacen a nombre del progreso, el desarrollo y la modernidad; muy reveladora de la barbarie que representa el gobierno de Marcelo Ebrard. Nos hace ver la urgencia de actuar ante el escalamiento de la violencia gubernamental en Tlahuac. Está en juego la pavimentación de una quinta parte de la Cuenca del Valle de México en los proximos siete años y la virtual desaparición de la antigua cultura campesina en el Distrito Federal. Es urgente tomar conciencia de la gravedad de la situación en Tlahuac. Queda poco tiempo para defender el futuro ambiental de la Ciudad de México, amenazado por los proyectos de Ebrard. ¡Todos somos Tlahuac!

-- Miguel ValenciaECOMUNIDADES

No al BASURERO en Tláhuac, No al CIRE en Tlaltenco

1 comentarios:

Anónimo dijo...

mmmm juan tomas jaja el defensor del pueblo el que quiere mandar a los jovenes a sembrar no pues si gran heroe jajajaja ya denle su cocol al viejito