viernes, 3 de abril de 2009

A cien años de la Revolución

La presencia del Caudillo del Sur, el General Emiliano Zapata, intimidó al personal del gobierno del Distrito Federal durante su ilegítima invasión en el ejido de San Francisco Tlaltenco hoy por la mañana, al grado de que uno de los operadores de los dos trascabos con los que trabajadores de la administración de Marcelo Ebrard derribaron la caseta de vigilancia en la que se guarecían de las inclemencias del tiempo los campesinos, no soportó la inquisitiva mirada del General Zapata, y decidió desaparecerla antes que otra cosa fuese a sucederle.

Las fotografías pueden ser publicadas por quien así lo desee. Son cortesía de Sergio Rojas


Después de que comenzó a manipular el trascabo este operador de la delegación Tláhuac no soportó la mirada del Caudillo del Sur, pintada por los ejidatarios de Tlaltenco en la pared frontal de la caseta que les servía de resguardo para vigilar sus tierras noche y día, y mejor optó por quitársela de encima primeramente.








No al BASURERO en Tláhuac, No al CIRE en Tlaltenco

0 comentarios: