miércoles, 11 de marzo de 2009

Ni siquiera hace falta excavar en el ejido de Tlaltenco, Tláhuac, para encontrar vasijas, piedras talladas, huesos fosilizados y figurillas prehispánicas a menos de un kilómetro de donde el Gobierno del Distrito Federal pretende instalar la terminal de la Línea 12 del Metro.

Crónica visitó a Leonardo Jiménez, ejidatario y propietario de un pequeño establo en ese poblado, él cada que saca a pastar sus vacas encuentra figuras como “expansores de orejas” o vasijas deterioradas por el paso del tiempo, aunque lo que más le gusta es su colección de hojillas de obsidiana de las que tiene cerca de 100 diferentes y de distintos tamaños.

En una mesa ubicada en el cuarto donde guarda sus herramientas y el alimento para el ganado, nos presentó su colección que es de aproximadamente 60 piezas sin contar las navajas y puntas de obsidiana.

Las representaciones humanas son las más notorias, en ellas se aprecia a unos hombres con piedras colgando de las orejas y con una especie de tela que les cubre la cabeza.

Mostró dos vasijas de un color más oscuro que el resto de las piezas, ambas despostilladas en la parte superior. Y no sólo eso, también conserva en su colección un par de pequeñas esferas de barro que presumiblemente eran juguetes para los niños.

La zona del ejido de Tlaltenco, donde Leonardo ha encontrado estas piezas es conocida por los pobladores como “Terremote”, que son 13 montículos de tierra en donde se han encontrado los vestigios arqueológicos producidos por los antiguos pobladores de la zona, al ser un paso hacia Tenochtitlan.

Héctor Mendoza, uno de los ejidatarios que están en contra de la entrada de la Línea 12 o Línea Dorada del Metro informó que la urbanización que provocará la llegada del Metro afectará directamente a la zona arqueológica, de la cual, señala, ha sido poco investigada.

Mari Carmen Serra Puche, doctora en antropología por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y catedrática de esa casa de estudios realizó una investigación titulada Terremote-Tlaltenco en los años 1976 a 1979, en la que de acuerdo con reseñas habla de la necesidad de investigación en la zona y la urgente preservación del entorno para su estudio.

En un mapa de proyectos que el Gobierno del Distrito Federal tiene para Tlaltenco, en poder de Crónica, se puede observar que en el Terremote se pretende instalar, luego de la llegada de la Línea Dorada, una zona industrial de alta tecnología.

Víctor Alribazaga, catedrático de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) es quien lleva a cabo en la actualidad, una investigación en el Terremote de Tlaltenco, sin embargo hasta el momento no se le ha podido contactar.



Nota: Foto. Daniel Duarte.--- FUENTE
La Cronica de hoy


No al BASURERO en Tláhuac, No al CIRE en Tlaltenco

0 comentarios: