lunes, 2 de febrero de 2009

Se agudiza pugna en Tláhuac por candidaturas para julio de 2009

Armando Ramírez

La pugna por las candidaturas para julio de 2009 se agudiza entre los militantes en Tláhuac de los diversos partidos políticos, en especial en los tres partidos tradicionales, y podrían derivar en divisiones que les pondrían en juego las posibilidades de ganar.

Una de los puntos es la disputa entre la militancia de todos los grupos políticos que aboga por la selección de candidatos que radiquen en la delegación, nativos en algunos casos, y la dirigencia que busca colocar en los cargos a integrantes de la cúpula y a sus “cuates”.

En el gobernante Partido de la Revolución Democrática (PRD) la punga ha generado ya divisiones entre las dos principales fuerzas, Izquierda Unida y Nueva Izquierda, pues hay grupos que rechazan los acuerdos alcanzados en la dirigencia nacional.

La fórmula oficial, respaldada por René Bejarano, conocido como el señor de las Ligas, y el jefe del Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, incluye como candidato a la jefatura delegacional al concuño del jefe delegacional en Tláhuac y director general de Participación Ciudadana de la demarcación.

Como candidato a diputado federal está el ex director de Desarrollo social de Tláhuac, Rigoberto Salgado y para diputado a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal fue designado el coordinador de Asesores del jefe delegacional en Tláhuac, uno de los presuntos implicados en el asesinato del magistrado Polo Uscanga y máximo dirigente del Frente Popular Francisco Villa, Alejandro López Villanueva.

En este grupo también mantiene pelea por la candidatura para jefe delegacional, el hermano del Armando Quintero, secretario de Transporte y Vialidad, Jesús Quintero, director de Administración de Tláhuac, aunque algunos dirigentes perredistas aseguran que él solo intenta presionar a los Ensástiga, para que suelten Iztacalco.

Las fuentes aseguran que los Ensástiga pretender mantener el control de ambas delegaciones y desplazar a los Quintero, sus iníciales padrinos políticos y quienes quieren recuperar Iztacalco.

Otro aspirante mas a la candidatura perredista es el director del Instituto de Educación Media Superior y aspirante perdedor ya por tercera vez de la candidatura del PRD para Tláhuac, Juventino Rodríguez.

Tras ostentarse como el candidato de Ebrard y buscar que los habitantes de la demarcación se resignarán a la imposición de los proyectos del GDF en la demarcación, según fuentes perredistas, buscó a Escamilla para ofrecerle su apoyo a cambio de la candidatura para diputada a la ALDF para su compañera sentimental, Patricia Rodríguez.

Las fuentes destacaron que luego de que su propuesta fue rechazada y recibir la promesa de Ebrard de tener un puesto de mayor rango en su administración, ex director de Administración y de Jurídico y Gobierno del ex jefe delegacional Francisco Martínez Rojo, implicado en el escándalo del Grupo Quart, decidió retirarse por tercer elección consecutivo.

En Nueva Izquierda, tras una reunión con René Arce y Jesús Ortega, se designó como su candidato a la jefatura delegacional al organizador de la feria patronal de Tláhuac, Daniel Ruiz, como aspirante a ser diputada local a la ex jefa delegacional, Fátima Mena, y para diputado federal al diputado a la ALDF, Edy Ortíz, quien rechazó la propuesta.

En protesta, Edy Ortiz decidió lanzarse por separado como candidato a la jefatura delegacional en fórmula con la diputada federal Guadalupe Flores, como candidata a diputada local, y con Tere Ramírez, como aspirante a ser diputada federal.

Otras fuentes perredistas precisaron que en una reunión en Hidalgo, con la participación de la ex delegada en Tláhuac, Graciela Rojas, Martínez Rojo asumió la candidatura de Ruiz y Mena, pero se desmarcó de Ortiz, el gran ausente de la cita, así como de Flores.

La formula Ruiz y Mena impulsará el rechazo a la urbanización de los terrenos de cultivo y la construcción de un relleno sanitario que el GDF impulsa en Tláhuac como Centro Integral de Reciclaje y Energía.

Algunos dirigentes perredistas delegacionales aseguran que la fórmula de unidad del PRD para la delegación incluiría a Escamilla, a quien Ebrard terminó considerar que es quien le puede garantizar la ejecución de los proyectos que busca imponer en la demarcación y la sofocación del movimiento opositor.

Para la diputación federal en el Distrito 27 se menciona a Ortiz, quien recibió la promesa a cambio de ceder en la aprobación del Metro y del Centro Integral de Reciclaje y Energía en el Programa Delegacional de Desarrollo Urbano 2008.

Está aún por definirse que será el candidato para el distrito 35 para la ALDF.

En el Partido Acción Nacional (PAN), segunda fuerza política de la demarcación, la selección de los candidatos también ha generado un choque de trenes, entre los panistas tradicionales y las nuevas camadas de esa organización, que también buscan quedarse con las principales posiciones.

Los principales aspirantes azules para la candidatura a jefatura delegacional son la diputada a la ALDF, Elvira Murrillo, ex priista que se retiro de esa organización política tras recibir serios cuestionamientos al manejo de recursos que tuvo a su cargo, y Benjamín Rioja, presidente del Comisariado Ejidal de San Pedro Tláhuac, señalado de ser uno de los principales impulsores de los proyectos que Ebrard busca imponer en la demarcación y del cambio de uso de suelo en las tierras ejidales, para permitir la urbanización.

El tercer aspirante es el ex diputado federal y candidato perdedor en 2000 frente a Martínez Rojo, el empresario del sector educativo, José Luis Martínez, considerado como parte del sector panista cercano a las administraciones perredistas desde el 2000.

Se desconoce quien asuma la candidatura a la diputación local por el distrito 35, mientras que la candidatura para la diputación federal por mayoría relativa quedo reservada para quien sea designado por la dirigente Nacional del PAN.

Como diputada plurinominal federal se registró la empresaria del sector educativa y sobrina de Martínez, Arminda Calzada, a quien fuentes panistas le otorgan muy pocas posibilidades de lograr sus aspiraciones, después de que 2006, perdió la elección contra Ensástiga.

En el Partido Revolucionario Institucional (PRI), también se una pugna entre los dos principales grupos que intentan tomar el control de ese grupo político, los cercanos a las administraciones perredistas y quienes buscar desmarcar a su partido de los gobierno del PRD.

Entre los respaldados por los cercanos a los perredista se mencionan al empresario gasero Javier Medrano y Norberto Solís, mientras que entre los que buscan desmarcarse se menciona a los empresarios de la construcción Víctor Lugo y Emiliano Aguilar, aunque algunas fuentes priistas lo mencionan como el designado para diputado federal, candidatura en la que también se menciona al abogado Oscar Garcés.

Como el designado para la diputación local se menciona al empresario del pollo, José Luis Barajas, ex presidente del PRI en Tláhuac y candidato perdedor en 2006, frente a Ensástiga.

Algunos sectores priistas consideran probable que las candidaturas en la demarcación sean asignadas a designados por la cúpula, en especial los locales, pues Tláhuac, igual que Milpa Alta, es la delegación que más votos aporta a esa organización, por lo que los candidatos a diputados locales por mayoría relativa, aun perdiendo, tendrían un lugar garantizado como plurinominales, según las últimas reformas electorales aprobadas.

En Convergencia y el Partido del Trabajo, los grupos delegacionales están a expensas de los acuerdos en el Distrito Federal que logren las cúpulas con la dirigencia del PRD, por lo que se espera que no surjan candidatos locales, pues se espera que terminen por respaldar a los aspirantes perredistas, tal y como lo hicieron en el 2006.

Los otros partidos, como Nueva Alianza, Social Demócrata, siguen sin dar señales de vida en la delegación.

0 comentarios: