lunes, 2 de febrero de 2009

“Gasificación por Plasma”, “quema” la basura, es incineración disfrazada.

Incineración es el quemado de material orgánico en una atmósfera rica en oxígeno, (similar a quemar madera en una estufa a leña). La materia orgánica contiene energía. El proceso de quemado requiere una gran cantidad de oxígeno (O2). El carbono contenido en la materia orgánica reacciona con el oxígeno para formar dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O). La combustión es altamente exotérmica y libera la energía del material orgánico como calor. La combustión del material orgánico es incompleta, dejando ceniza y carbonilla que contienen metales pesados y substancias tóxicas, que deben ser enviadas a un relleno sanitario especial. Los materiales que no contienen carbón (inorgánicos) como son metales, vidrio, suelo, concreto, sílice, etc. no son afectados por el proceso de quemado y pasan a formar parte de la ceniza. El total del material que no ha sido quemado puede llegar a totalizar 30% por peso. La incineración resulta en altos niveles de alquitrán, furanos, NOx (óxidos de Nitrógeno), dioxinas; estas asociadas con problemas de malformaciones congénitas, retraso en el desarrollo, alteraciones en el sistema inmunológico y el hormonal, por ultimo el arsénico y cadmio son cancerígenos, el plomo provoca daños en el cerebro y riñones, dióxido de azufre (SO2). Y compuestos nuevos denominados COP´S (compuestos orgánicos persistentes), que son una familia de sustancias químicas muy tóxicas que se acumula en el medio ambiente; en los peces, en la flora, y fauna silvestres y en los animales de crianza; causando una gama de problemas ambientales y de salud. Debido a que los COP pueden viajar a largas distancias a través del aire y corriente de aguas, ningún gobierno puede proteger de ellas a su gente y ecosistemas. Ya que los problemas de salud asociados con sus emisiones son: abortos espontáneos, trastornos hepáticos, diabetes, problemas en vías respiratorias, desarrollo anormal del feto, desórdenes en el comportamiento, etc.

Las tecnologías de gasificación operan el reactor en el rango de 400- 800°C . No utilizan ninguna fuente externa de calor y dependen del mismo proceso para mantener la reacción. El proceso de gasificación produce un gas combustible similar al producido por el proceso por plasma, sin embargo es mucho más contaminado y contiene alquitranes y carbonilla. Las temperaturas más bajas no pueden descomponer todos los materiales. Otra diferencia significativa es que muchos materiales deben ser separados del flujo de desechos entrante antes de entrar al reactor y ser destinados a relleno o ser procesados de otra manera. El gas que se produce contiene alquitranes que son difíciles de remover y otros contaminantes que deben ser posteriormente limpiados. Quedan residuos de carbonilla que pueden representar hasta el 15% del peso del material entrante y que deben ser destinados a relleno, la mayoría de los sistemas de gasificación no pueden aceptar desechos sólidos urbanos en forma directa desde el camión. Los desechos deben ser secados hasta un nivel de humedad aceptable y procesados hasta lograr un tamaño y consistencia uniformes, incrementando los costos y la complejidad.

Si bien los incineradores mas modernos han reducido los niveles de emisión de sustancias tóxicas, siguen y seguirán emitiendo contaminantes, ninguna tecnología que incinera garantiza la cero emisión de dioxinas (estas sustancias son peligrosas), los metales pesados no se pueden destruir; se emiten al ambiente a través de los gases y cenizas, por ejemplo: el mercurio afecta el sistema nervioso central, al cardiovascular y al respiratorio; y de Plasma es un gas que es esencialmente aire sobrecalentado e ionizado. Un soplete especial por plasma calienta el aire a una temperatura dentro del soplete de hasta 14.000°C y temperaturas en el punto de contacto con el material de hasta 4.500°C. La fuente de energía para el soplete es eléctrica. El aire sobrecalentado se utiliza para descomponer térmicamente cualquier objeto con el que entra en contacto.

Estas empresas suelen decir que sus tecnologías tienen cero emisiones, cuando lo que emiten es un cóctel de miles de sustancias químicas dañinas .y despegándose de su mala imagen venden su tecnología como: gasificación, pirolisis o arco de plasma que son incineración.

Bibliografía:

www.noalaincineracion.com

IPEN, RED INTERNACIONAL DE ELIMINACION DE LOS CONTAMINANTES ORGANICOS.

SOCIEDAD INTERNACIONAL DE MEDICOS POR EL AMBIENTE,ISDE.

www.chemicalbodyburden.org

COMPILACION ALAN DE LA ROSA

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Su información está bien chafa y mañosa. Seguro que no pueden respaldarla con reportes y registros reales. Los gabachos, japoneses y canadienses ya emplean esa onda del arco de plasma sin broncas. La tecnología está aprobada por la UNFCCC (Protocolo de Kyoto) y una empresa de equipos de refrigeración de Monterrey elimina un bonchesote de equivalentes de toneladas de CO2 con esa tecnología y su proyecto está registrado y aprobado por la UNFCCC, este es el enlace donde pueden ver todo el proceso de validación y los reportes técnicos de monitoreo desde junio de 2006 hasta marzo de 2009: http://cdm.unfccc.int/Projects/DB/DNV-CUK1138260062.21/view
Si es que no les da hueva y no son de esos que quieren todo peladito y a la boca, léanle en lugar de acudir a esas fuentes que ponen, que son superchafas, puro chisme y paranoia gratuita. Ya si concluyen que Ebrard sobornó a los del protocolo para que aprobaran la tecnología esa desde hace años, nomás para fastidiar a Tlahuac, pues estupendo.
Saludos