domingo, 11 de enero de 2009

CRECE TENSION EN TLAHUAC

Crece tensión en Tláhuac; empleados de la delegación rompieron tuberías en Terromotitla para iniciar obras de la Línea 12 del Metro; ejidatarios los acusan de invadir propiedad privada

Jonathan Villanueva
Justificar a ambos lados
Empleados de la delegación Tláhuac ingresaron ayer a Terromotitla a romper la tubería que abastece de agua a los ejidatarios de la zona, donde se pretende construir la terminal de la línea 12 del metro.

Ante esto, ejidatarios acudieron a la Agencia 28 del Ministerio Público a denunciar a tres funcionarios de la demarcación por invasión a propiedad privada

Asimismo, instalaron un plantón frente a la maquinaria de los servidores públicos, pero el Gobierno del Distrito Federal mandó a un grupo de granaderos a custodiar el equipo. Afortunadamente no hubo enfrentamiento.

A decir de Gabriel Reyes, líder ejidal de Terromotitla, ayer por la mañana los trabajadores de la delegación, que encabeza Gilberto Ensástiga, ingresaron al ejido por el paraje del Arco, con dos maquinas excavadoras.

Una vez adentro, comenzaron a abrir la tierra, justo, dijo, por donde pasan los ductos que abastecen de agua a sus sembradíos.

En entrevista con Crónica, Reyes afirmó que nadie autorizó la entrada de dichos funcionarios a sus tierras, y menos “permitir excavaciones”.

Cabe señalar que desde hace un par de semanas, los habitantes del ejido denunciaron la falta de agua; incluso, notificaron a la demarcación que tenían que pagar pipas para regar sus sembradíos. No les hicieron caso.

Reyes contó que ayer los empleados tenían la misión de romper las tuberías en represalia por no querer vender sus tierras.

Incluso, indicó que al intentar impedir los trabajos de perforación, la administración local mandó a un grupo de granaderos para que protegieran las maquinarias.

“Tuvimos que pedir a la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal que acudiera a retirar a los funcionarios y a los granaderos de nuestras tierras”, señaló el ejidatario.

Precisó que ambas partes fueron trasladadas a la Agencia del Ministerio Público ubicada en la calle de Nicolás Bravo y Cuitláhuac, en la colonia Barrio la Asunción de Tláhuac.

Ahí, los empleados reconocieron que el terreno al que entraron es propiedad privada, no obstante, insistieron que el inmueble no pertenece a los ejidatarios.

Pese a ello, el Ministerio Público ordenó a los trabajadores a retirar la maquinaria del ejido al no poder acreditar su presencia en el lugar.

Por la tarde fue retirada la maquinaria y los granaderos también se retiraron del sitio. No obstante, los vecinos siguen sin el suministro de agua.

Pese a ello, reiteraron su posición de no vender sus tierras; “por el contrario, las vamos a defender hasta donde sea necesario”.

FUENTE www.lacronica.com.mx

0 comentarios: